El destino nos alcanzó

No hace muchos días tuve oportunidad de ver cómo funciona físicamente un teléfono celular de nueva generación. 
Si bien desde hace muchos años tengo el mio y sirve para la cuestión principal el comunicarme con la familia y mis hijos en cualquier momento (siempre y cuando) tenga recepción de señal; el ver uno de esos nuevos "aparatitos" me hizo recordar aquellas viejas caricaturas de "Los Supersónicos", donde una familia del futuro vive con los adelantos tecnológicos de los que hoy somos mayormente partícipes.
No se hasta dónde lleguemos como género humano, si llegaremos a destruirnos o seguiremos evolucionando, sin embargo, ayer tuve oportunidad de hacerme de uno de esos teléfonos, situación que me tiene por demás fascinada.
Comunicarme vía imagen y voz con las personas que amo es algo maravilloso.
Bienvenido futuro y ya siento que el destino me alcanzó...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sábadito de café

Hoy, mañana y siempre